Si el proceso de formación de la Asamblea Constituyente de Venezuela tuvo todo tipo de complicaciones, no se podía esperar que las cosas terminaran bien. Además de las críticas de la oposición, la empresa encargada del recuento denunció fraude y decidió sacar del país a sus empleados.


Desde hace años, Smartmatic se encarga del conteo de los votos de las elecciones y el domingo no fue la excepción. Sin embargo, tras los festejos del oficialismo, autoridades de la compañía denunciaron ayer que hubo "manipulación del dato de participación" de los comicios.

Pese a que el Consejo Nacional Electoral (CNE) detallara que hubo más de ocho millones de votos, la compañía aseguró que "la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores".

"Una auditoría permitiría conocer la cantidad exacta de participación", explicó Antonio Mugica, director ejecutivo de la empresa que, en consecuencia, decidió que varios de sus gerentes técnicos se fueran del país por temor a represalias.


Las irregularidades


Tras la denuncia de Smartmatic, Luis Emilio Rondón, el único de los cinco rectores del CNE crítico del gobierno, expresó que no avala la "veracidad" de los resultados debido a que el proceso electoral "no contó con todos los controles".

"No puedo tener confianza en cifra alguna que haya surgido de un proceso que no contó con todos los controles", manifestó. "Los controles que hacen de nuestro sistema electoral un sistema bondadoso fueron en su mayoría flexibilizados, incluso en algunos casos eliminados", dijo, e insistió: "No puedo avalar la consistencia o veracidad de los resultados en vista de que al carácter inconstitucional de su convocatoria se sumaron decisiones que atentan contra la credibilidad del proceso".

Entre esas irregularidades, Rondón precisó que hubo menos auditorías que en comicios anteriores, lo que "no sólo implica un retroceso, sino que debilita gravemente el sistema electoral venezolano"; además, no se utilizó la tinta indeleble que "permite fortalecer la garantía de que un elector no vote más de una vez".

También cuestionó que los votantes pudieran presentarse en "cualquier centro electoral de su municipio", con lo que, por ejemplo, fueron incorporados "en los cuadernos de votación datos de otros electores distintos a los inscritos en ese centro".

Por último, denunció que el CNE entregó los resultados al presidente Nicolás Maduro antes de publicarlos en su portal de Internet. En este clima, mientras se espera que hoy se conforme la Asamblea, la oposición anunció una nueva jornada de marchas. La ansiada paz aún parece muy lejana.