Un hombre de 66 años quiso espantar a un perro con un hierro y terminó quebrandole el cráneo a su nieto de dos años quien permanece internado en el hospital entrerriano San Roque. 

El abuelo estaba cortando leña en su vivienda del barrio Quinto Cuartel, le arrojó un hierro a un perro que molestaba y el objeto le pegó accidentalmente al niño que estaba jugando a su lado.  

Los médicos del centro de salud diagnosticaron al menor fractura de cráneo.