Un intento de asalto con toma de rehenes se registró cuando un padre junto a su hijo ingresaron a un supermercado, y la Policía llegó debido a que pudo ver en las cámaras a los asaltantes cuando ingresaban armados, confirmó El País.

Al ingresar las autoridades, el menor se entregó, pero el mayor tomó la decisión de retener a una empleada del comercio para negociar la libertad de su hijo, bajo la amenaza de que la prendería fuego.  

Los efectivos liberaron al menor que corrió hasta subirse a un taxi. Pero fue capturado a pocas cuadras de distancia, en las inmediaciones del Montevideo Shopping. 

El proceso de negociación entre la Policía y el delincuente fue confuso, y tuvo el mismo final, con la particularidad de que tanto la cajera como el maleante resultaron ilesos, a pesar de que el ladrón se le escapó un disparo en el momento en el que un policía intentaba liberar a la mujer.