Por Florencia Golender 

@flopa01

Fin de mes y tres días sin poder cargar la SUBE en los kioscos, un combo más que problemático para aquel distraído que no tenga crédito en la tarjeta que permite viajar en transporte público. El paro de 72 horas que arrancaron hoy los kiosqueros de todo el país tiene como fin reclamar al gobierno por una rentabilidad digna para los puntos de carga.


La medida anunciada por la Cámara de Kiosqueros Unidos (CKU) pone en evidencia una falla en el sistema de comercialización: la ganancia para los kioscos por brindar el servicio de carga es casi nula y ha derivado en que los comerciantes opten de forma generalizada por cobrar un adicional, fuera del marco de la ley.

"Cuando son unos pocos, claramente hay una infracción, pero cuando el cobro de un adicional ocurre en todos lados es porque algo falla", aseguró Alejandra Luna, vocera de CKU. En diálogo con "Crónica", Luna resaltó que "el problema son los intermediarios", en referencia a la tercerización del servicio.

Las grandes empresas que ofrecen el sistema de carga virtual "le cobran una comisión alta al Estado -continuó- y pagan un porcentaje mínimo al kiosco en su rol de punto de venta". Se calcula que unos 12.000 kioscos ofrecen el servicio de carga para el uso del transporte público, y se estima que la mayoría adherirá al paro en reclamo de medidas al Ministerio de Transporte.

"La prestación se vuelve insostenible, los kioscos somos los que asumimos todos los costos pero cobramos una comisión entre 0,05 o 1%, mientras que las empresas intermediarias de carga virtual cobran comisiones por encima del 10% al Estado", sostuvo la representante de CKU.

En la misma sintonía se expresó el presidente de la CKU, Sergio de Acha, en declaraciones radiales: "Cuando comenzó el sistema, el Estado nos pagaba el 1%, nos debitaba los insumos, nos atendían. Con el pasar del tiempo, se tomaron malas decisiones, se dejó al libre albedrío el sistema y hoy, por cada 100 pesos que cargamos, la ganancia bruta que tenemos es de 20 centavos", afirmó.

Luna especificó que los comercios "asumimos los costos de luz, alquiler, empleado, Internet, posnet, riesgo de robo, tiempo de traslado, movilidad, ya que se paga por adelantado el saldo que va usar haciendo un depósito bancarios a la empresa intermediaria".

"Así como el Estado subsidia al transporte público, reclamamos una rentabilidad digna del 15% para brindar el servicio sin necesidad de cobrar adicional y poder llevar algo de dinero".

De inmediato, varios kioscos recibieron advertencias a través de los posnet por parte de las empresas: "La resolución de Nación Servicios SA es que los puntos de venta que no realicen recargas de SUBE los días 27 al 30 de junio serán dados de baja por esta empresa de forma permanente".

Al respecto, Luna aseguró: "A pesar de las amenazas, vamos a seguir con el reclamo".

¿Donde cargar la SUBE? 

La mayor problemática de los usuarios será donde cargar la SUBE y afortunadamente hay varios lugares habilitados que si estarán haciendolo. Así que los pasajeros deberán cargar la tarjeta en estaciones de subte o tren, agencia de lotería nacional o bonaerense, dependencias del Correo Argentino, banco de Santa Fé, administradora San Juan, red Link, red Banelco y Mercado Pago.