La oscuridad de la noche, sumada al mal estado de la calzada, podrían haber sido los motivos del accidente que se cobró la vida de 11 personas en el estado brasileño de Minas Gerais, donde volcó un micro que transportaba pasajeros de manera irregular.

El siniestro se registró alrededor de las 4 de la madrugada de este lunes, cuando un ómnibus transitaba por la carretera BR-251 cerca del municipio de Salinas, en el sudeste de Brasil, y por motivos que ayer se intentaban determinar, terminó volcado a un costado de la ruta, en medio de una curva. En ese tramo, el asfalto no se presenta en el mejor estado.

Entre las muchas dudas que dejaron las primeras averiguaciones, lo único que pudieron confirmar los servicios de emergencia fue la muerte de 11 personas, entre ellas un bebé de dos meses, mientras que otras 19 sufrieron heridas, por lo que fueron trasladadas a un hospital de Salinas.

Por otra parte, la policía detalló que el vehículo no era un micro de línea y había sido alquilado para hacer el trayecto de manera privada.

En tanto, el conductor del micro se fugó instantes después del mortal siniestro y hasta ayer no había rastros de su paradero.