Con sólo 13 años, Amalia, la heredera del trono de los Países Bajos, tiene el futuro a sus pies. Sabe que no va a necesitar ningún esfuerzo para tenerlo todo y que sólo tendrá que dedicarse a respetar el protocolo de la realeza para llegar a la cúspide. Sin embargo, como ni los hijos de los reyes pueden vivir tranquilos, la piba es víctima de bullying.

Luego de que trascendieran imágenes de la familia de Máxima Zorreguieta en las que la adolescente vestía un abrigo negro que había usado su madre cuando estaba embarazada, los medios internacionales no la perdonaron.

“La princesa con sobrepeso”, publicó un portal alemán y el bullying se reprodujo a través de las redes sociales. Las semanas pasaron, pero las burlas no se detuvieron y las agresiones sobrepasaron todos los límites. Ante los ataques por el exceso de peso de la hija de Máxima y Guillermo, los que salieron a defender a la próxima monarca fueron los medios holandeses, que la describieron como “la princesa sol, la chica más bella del país”.

Sin embargo, trascendió que Amalia estaría atravesando un momento de profunda depresión como consecuencia de tanta crueldad.