NOTAS RELACIONADAS

  • Stolbizer amplió su denuncia contra Cristina

El Waldorf Hotel, situado en Paraguay al 400 de la Ciudad Autónoma de Buenos aires, fue objeto el jueves de un operativo de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), como derivación de la denuncia presentada esta semana ante la justicia federal por la diputada nacional Margarita Stolbizer (Generación para el Encuentro Nacional -GEN-), pidiendo se investigue si la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner es “la dueña oculta” del establecimiento.

En lo formal, el propietario es el contador Osvaldo Sanfelice, socio de la familia Kirchner, quien lo compró en 2009. El caso se reactualizó como derivación de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht, que tenía alquiladas habitaciones en ese lujoso hospedaje.

Ayer, un equipo de inspectores de la AFIP procedió de oficio (sin orden judicial) a revisar los papeles del Waldorf. La jefa del operativo, Silvia Fernández, dijo que se proponen hacer una auditoría integral respecto de la situación fiscal de la firma, por lo que el hotel deberá presentar sus libros contables al organismo.

Según la funcionaria, “del análisis de la documentación saldrán los nombres que componen la sociedad dueña del hotel”. Al hablar con periodistas, no bien finalizado el operativo, Fernández explicó que “por el momento lo único que se detectó es un desvío formal por un tema de facturación, un tema de anulación de facturas no utilizadas”.

La denuncia de Stolbizer parte de la sospecha de que Sanfelice, cuyo patrimonio cuando compró el hotel ha suscitado dudas, sería mero testaferro de la ex presidenta, quien por medio del arriendo (o presunto arriendo) de habitaciones embolsaría sobornos de las empresas de Lázaro Báez y Odebrecht, entre otras. Sanfelice era empleado de Cristóbal López, otro de los contratistas de obra pública beneficiados por los gobiernos kirchneristas.

El Waldorf le habría alquilado a Odebrecht unas 500 habitaciones entre 2011 y 2014, según las facturas detectadas. Aparte, Sanfelice declaraba en 2009 un patrimonio muy inferior al necesario para comprar el hotel.