Por Florencia Bombini
fbombini@cronica.com.ar


Con los primeros fríos, las guardias de los hospitales comienzan a llenarse con niños que sufren bronquiolitis. Los especialistas aseguran que el pico del brote ocurre días después de las vacaciones de invierno, para descender paulatinamente a partir de agosto.

Esta afección se produce por el virus sincicial respiratorio (VSR) y es una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores (bronquiolos) que afecta desde bebés recién nacidos hasta chicos menores de tres años.

El Hospital Garrahan es uno de los centros de salud más visitados en esta época invernal que ha llegado a atender hasta 3.000 niños por día por cuadros respiratorios, aunque actualmente la cifra ronda entre los 800 y 1.000 pacientes diarios en emergencia y consultores externos.

El doctor Carlos Kambourian, pediatra y presidente del consejo de administración de dicho hospital (MN 105.494), explicó en diálogo con este medio qué medidas hay que tomar para evitar contraer esta enfermedad y cuáles son los síntomas a tener en cuenta para llevar al niño a una consulta médica.

Al respecto, el especialista sostuvo que hay tres formas sencillas para prevenir este cuadro. "La más importante es el lavado de manos, porque el virus respiratorio se transmite a través del contacto. La gente piensa que se contagia mediante el aire y no siempre es así", detalló, al tiempo que agregó que "es fundamental la utilización del alcohol en gel aunque hay que saber que cada diez aplicaciones hay que lavarse las manos sí o sí porque se genera una capa que deja de proteger". El segundo punto tiene que ver con "mantener la lactancia materna" y la tercera está relacionado con "la ventilación del hogar" porque "eso hace que el virus circule y salga de la casa".

En relación a los síntomas, Kambourian rompió el mito y aseguró que "la fiebre no es un cuadro de bronquiolitis". ¿Cuáles son los llamados de atención entonces a tener en cuenta? "Los chicos que tienen que ser llevados a una consulta son los que no están comiendo ni durmiendo bien, los que empiezan con dificultades para respirar, es decir, los que mueven los músculos para hacerlo y también a los que se le escucha un silbido cuando respiran".

Aún no llegó el brote

Según explicó Kambourian, todavía no ha llegado el brote de bronquiolitis aunque sí se están empezando a ver los primeros casos en las guardias de los hospitales. "Ahora estamos en un momento donde el virus afecta a los bebés recién nacidos, menores de tres meses. Después de las vacaciones de invierno empieza a afectar a los niños más grandes, hasta los tres años", señaló el doctor.

Después de superar esa edad, "no se habla de bronquiolitis sino de infecciones respiratorias agudas que es producto del mismo virus, provoca un cuadro similar pero evoluciona de un modo diferente".

Además, Kambourian aclaró otro mito urbano que tiene que ver con la influencia de las bajas temperaturas en el organismo del bebé. "Es importante saber que el frío no provoca la bronquiolitis, sin embargo lo que sí afecta es la concentración de humedad ambiente".

Como toda enfermedad el VSR es un enfermedad que hay controlarla lo antes posible y ante los primeros síntomas es necesario poner a la criatura en manos del pediatra.