La semana arranca con un clima conflictivo, que se descifrará en las próximas horas. A 40 días de la última reunión -y cuatro meses del inicio de la negociación-, se junta el Frente de Unidad Docente Bonaerense con los ministros de Educación, Economía y Trabajo de la provincia de Buenos Aires.

La estrategia que utilizan los funcionarios es moverse con sumo hermetismo, aunque trascendió que la propuesta no se diferenciará de la anterior, cuando Vidal quiso otorgar un aumento salarial del 20% en dos cuotas, con cláusula gatillo por inflación, y una suma extraordinaria de $1.500 por el poder adquisitivo perdido en 2016. "Estamos lejísimos", cuentan desde Suteba.

Las esperanzas son lo último que se pierden, dicen, pero la docena de reuniones debilita algo al Frente, llevando el conflicto hasta el "divide y reinarás". De todas maneras, el último viernes, los seis sindicatos en conjunto (Amet, FEB, Udocba, UDA, Suteba y Sadop) brindaron una conferencia de prensa y adelantaron que "si no reintegran lo descontado se convocará a paro y movilización", cuya fecha sería el jueves. Para Mirta Petrocini, de la Federación de Educadores Bonaerenses, es "innegociable", ya que hubo maestros que percibieron una parte mínima de su salario. Según la gremialista, "descontaron a docentes que no habían llevado a cabo los paros" y a quienes se tomaron "licencia por maternidad".

Por su parte, Silvia Almazan (Suteba) dialogó con este medio y afirmó que "todos los sindicatos coincidimos en una severa medida de fuerza", que se anunciará en las próximas horas.

Mientras que Miguel Díaz, de Udocba, consideró ante la consulta de Crónica que tras 4 meses de puja existe una inocultable especulación del Ejecutivo para desgastar a los docentes. "Cuestión que deberán asumir que no lograron", refirió Díaz, quien se mostró con suma cautela a la hora de considerar qué desenlace puede haber tras la reunión de las 17 horas en la ciudad de La Plata.