En Santa Fe pasó lo que se venía anunciando hace días: se rompió el Frente Progresista y la UCR irá a las elecciones dentro de Cambiemos. Esto llevó a que se inicien una serie de acusaciones entre los antiguos socios. “Mi prioridad son los santafesinos, y no voy a permitir que una contienda electoral los perjudique”, sostuvo el gobernador, Miguel Lifschitz.

En tanto, José Corral, titular de la UCR, dijo que el socialismo priorizó un “alineamiento nacional”. El Frente Progresista que los agrupó en 2007 -socialismo, radicalismo y PRO- se debilitó, ya que ahora quedó un sector del radicalismo (cuyo principal referente es el ex vicegobernador Jorge Henn), el GEN, el Partido Demócrata Progresista, SI y Movimiento Libres del Sur.

Mientras que en Cambiemos está la UCR, el partido FE, de Gerónimo Venegas, y la Ucedé. Así quedó definido que Cambiemos junto a la UCR competirá contra el Frente Progresista y el PJ unido. Las listas se conocerán el próximo 12 de junio.

Tal vez porque hay elecciones nacionales, el Partido Socialista ha privilegiado otros aspectos vinculados a la política nacional, y en la política nacional vemos diferencias, algo que no es nuevo, porque, en todo caso, se remonta a 2015, cuando nosotros nos comprometimos con este cambio en el país y a nuestros aliados en ese momento les daba lo mismo que ganara (Daniel) Scioli (entonces candidato a presidente del Frente para la Victoria) o Macri, destacó Corral, titular de la Unión Cívica Radical.

En tanto, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, acusó al intendente santafesino de haber tenido “decidido romper el Frente Progresista para armar Cambiemos”. El funcionario provincial agregó que “esperábamos que fuesen como radicalismo o como Unidos, que es el partido que también había anotado su sector. Corral comenzó hace una semana la operación mediática para victimizarse y realmente no hubo ningún esfuerzo para armar una lista única con el socialismo”.