Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar
 
Con un acto conmemorativo cuyo epicentro estuvo en el barrio de La Boca, se festejó el Día Nacional del Bombero Voluntario, una profesión que hoy tiene más de 40 mil hombres y mujeres y casi 2 mil cuarteles y destacamentos en todo el país. En tanto, el 2 de junio fue instaurado por el Congreso en su ley 25.425 como la fecha de conmemoración de estos héroes de la sociedad.

En el Cuartel de Bomberos Voluntarios N° 1 de La Boca se llevó a cabo el acto oficial que contó con la presencia de funcionarios, oficiales, efectivos de la Prefectura Nacional y de Alberto Crescenti, titular del SAME, cuyo nombre se le puso a una Unidad de Ataque Rápido del fuego. En tanto, uno de las autobombas de dicho cuartel lleva el nombre de Benito Quinquela Martín, cuyo dibujo puede verse en la parte posterior del gran rodado.

La jornada también tuvo la visita de varios chicos de distintas escuelas de la zona. quienes interactuaron con los bomberos y fueron testigos de las charlas, en las cuales se les enseñó varios puntos y accesorios de la profesión. Además, la Sala de equipos de incendio llevará el nombre de Comandante General Julio Bruzzone, quien se mostró muy emocionado por la mención a su larga trayectoria.

Eduardo Rodríguez, sexto oficial del Cuerpo, le dijo a Crónica"Estuve desde 1994 a 1996 y me retiré, pero luego volví en 2007 y actualmente soy oficial de esta institución. Ver tanta gente hoy me produce mucha satisfacción porque significa que al bombero se le tiene mucha consideración. A veces la sirena molesta pero la realidad es que si suena es por algo, no por hobby, es porque vamos a salvar la vida de una persona a sus bienes. En mi caso, soy sexto oficial integrado en grupo de capacitación interno y externo, además de colaborar con los choferes y ser parte de la escuadra de equipos especiales como grupo electrógeno, radio y trato de pasar mi experiencia a los que recién se inician".

Consultado sobre qué significa ser bombero, el oficial agregó: "Es una profesión bastante loca, porque nosotros trabajamos en los lugares donde muchos escapan. Entonces, es una forma de trabajar sobre al desgracia ajena, donde tratamos de salvar la vida de las personas ante los materiales, ya que estos se recuperan con el tiempo y la vida de la gente no. He vivido experiencias afortunadas y no, las pérdidas de los seres humanos son terribles y lo peor es cuando son criaturas".

Hay que resaltar que el Cuartel de Bomberos de La Boca es el primero del país (fue creado en 1884), luego de que este barrio fuera víctima de un voraz incendio dos años antes. Un grupo de personas, con el inmigrante italiano Orestes Liberti a la cabeza, decidieron crear un cuerpo de bomberos improvisado tras el siniestro. En mayo del 2001, el Congreso Nacional dictó la ley 25.425 para instaurar el 2 de junio como el Día Nacional del Bombero Voluntario.