Un piloto de Aerolíneas Argentinas desvió un vuelo de su rumbo y aterrizó de emergencia en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, para que operaran de urgencia a un chico de ocho años.

Todo ocurrió en el vuelo de Aerolíneas Argentinas AR1302 que  había partido en la noche del martes desde el aeropuerto de  Ezeiza, con destino a la ciudad de Miami, cuando un chico de  ocho años que viajaba junto con su madre sufrió de imprevisto una  lesión que le perforó un pulmón. “De no haber aterrizado, el desenlace podría haber sido otro. Era necesario e indiscutible desviar el vuelo”, indicó el piloto, Martín Hughes

“La tripulación me avisó que había un chico que estaba descompensado. Ahí hablé con  los médicos que estaban atendiéndolo y concluimos que había que desviarse”, explicó el comandante de la aeronave.

“Se declaró la emergencia médica y analizamos donde hacer un aterrizaje de emergencia. Estamos entrenados y evaluamos en  todos los vuelos cuál es nuestra alternativa para los distintos casos”, precisó.

Hughes sostuvo que “cuando los médicos vieron que este chico tenía este problema de salud grave, la decisión era obvia”.

“El diagnóstico fue muy claro y eso me dio la pauta. Cuando  se confirmó no quedó ninguna duda de que era la acción a tomar”, agregó.

El piloto destacó la colaboración de los pasajeros que vieron  alterados su vuelo y dijo: “Todos entendieron la situación”.

 “Aerolíneas es nuestra casa y los pasajeros vienen como invitados a nuestra casa y si a un invitado le pasa algo en nuestra casa, no queremos eso. La idea es atender a los pasajeros de la mejor manera posible y de la forma más segura”, afirmó.

 Al conocer que el menor había sido operado con éxito gracias  a su acción y que se encontraba “estable” de salud, el piloto  expresó: “Fue emocionante saber que el chico estaba bien”.

Una vez aterrizado el avión en el aeropuerto Viru Viru, en la  ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el menor fue trasladado de urgencia a la clínica Foianini, al borde de un neumotórax, y tras ser operado salvó su vida.

Luego de permanecer dos horas en una escala imprevista en  territorio boliviano, el vuelo continuó rumbo a Miami y completó su destino programado.