Por Florencia Golender
fgolender@cronica.com.ar

A raíz de las primeras cifras de despidos y cierres de empresas, el año pasado el gobierno nacional atravesaba su primer Día de los Trabajadores con un acto en el que confluyeron las principales centrales obreras "en defensa del empleo".

Mañana, fruto de internas sindicales que parecen irreconciliables y con cifras aún desalentadoras, habrá cinco actos diferentes y uno de ellos contará con la presencia del presidente Mauricio Macri, que hará anuncios de índole laboral.
En mayo de 2016, las aún tres CGT (hoy unificada) y las dos CTA pedían en forma conjunta por medidas para cuidar el salario y concentraban sus advertencias en la posibilidad de que el Ejecutivo vetara la "ley antidespidos", decisión que Macri tomó un mes después, aunque finalmente fue sólo la CTA la que respondió con medidas de fuerza.

Este año, a pesar de que la economía sigue mostrando signos de retroceso, los conflictos entre dirigentes sindicales y una cintura política un poco más ejercitada del gobierno nacional derivó en el armado de cinco actos distintos para celebrar el Día Internacional de los Trabajadores. De hecho, Macri participará de uno, donde demostrará su respaldo al sector sindical aliado y realizará anuncios (ver recuadro). Un encuentro que puede interpretarse, entonces, como el primer acto concreto de campaña electoral de Cambiemos.

Cinco actos en la ciudad
Si bien habrá diversas demostraciones de fuerza sindical, hay dos que mañana concentrarán el poder político. Por un lado, la CGT unificada, a cargo de la conducción tripartita que componen Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, realizará su acto en el Estadio Obras Sanitarias con capacidad para 1.500 personas, a su vez se calcula que muchos concurrentes se concentrarán afuera, sobre Av. Del Libertador. Se reiterarán los reclamos (ver recuadro) que tuvieron máxima visibilidad el último 6 de abril, cuando la central obrera convocó a un paro nacional.

Vale recordar que el encuentro cegetista para organizar el 1º de Mayo evidenció una de las internas entre dirigentes que luego continuó a nivel mediático. Facundo Moyano (Peajes) se trenzó con Mario Calegari (UTA) por cuestiones de la "democracia sindical", según contó el hijo de Hugo Moyano en declaraciones radiales.

Por su parte, 62 Organizaciones Peronistas, compuesta por sindicatos que desconocen a las nuevas autoridades de la CGT y dirigida por Gerónimo "Momo" Vengas y José Ibarra, tendrá su celebración en el microestadio de Ferro, que arrancará a las 16 horas y tendrá como invitado a Macri.

En los últimos días, en Cambiemos mostraron cierta preocupación por la capacidad de Venegas para completar las gradas del microestadio y, según trascendió, iniciaron una convocatoria a través de las redes y cadenas de WhatsApp para invitar a la juventud macrista a participar. Se trata de los funcionarios nucleados en La Generación y la agrupación Pensar el Camino.

En paralelo, mañana los trabajadores están citados a tres actos más. A un paso de la unificación, las dos CTA se reunirán frente al Congreso, en la Escuela Itinerante que instaló el gremio docente para reclamar paritarias nacionales. Las centrales que conducen Hugo Yasky y Pablo Micheli volverán a mostrarse unidas y anunciarán una nueva Marcha Federal por el Trabajo, la Producción, la Educación y la Cultura que tendrá lugar el próximo 20 de junio, Día de la Bandera.

Por último, el sector de la izquierda movilizará a los trabajadores en su día. Habrá dos actos en sintonía con la aspiración electoral de dos vertientes: El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) estableció como punto de encuentro la Plaza de Mayo a las 15, mientras que Izquierda al Frente por el Socialismo, una alianza que agrupa al MST y al Nuevo Mas, organizó un encuentro a la misma hora pero en el Obelisco.