Desde el gobierno se insistió el viernes en la necesidad de realizar una reforma del sistema penal juvenil y de generar consenso con ese objetivo.

El impulsor de la iniciativa, el ministro de Justicia, Germán Garavano, adelantó que mantendrá encuentros con dirigentes como el líder del Frente Renovador (FR), Sergio Massa, y con la diputada del GEN, Margarita Stolbizer, teniendo en cuenta que “no son cosas que se resuelven en un minuto o en diez días”, luego de que el jueves ambos dirigentes opositores pidieran que se convoque a sesiones extraordinarias en febrero para debatir la baja en la edad de imputabilidad.

“Hay que tener en cuenta que son reformas que no se hicieron en 30 años de democracia”, insistió Garavano en declaraciones a radio Mitre, en las que sostuvo que el gobierno está “abierto al trabajo conjunto pero hay que tener en cuenta que no son cosas que se puedan resolver en un segundo o en diez días”.

“No podemos caer en soluciones mágicas, pero igual hay cuestiones urgentes donde podemos construir consenso y dejar algunas que tienen un volumen técnico más complejo para más adelante”, añadió el titular de la cartera de Justicia.

Según confirmaron fuentes del ministerio, en las próximas semanas saldrá la convocatoria oficial para conformar una mesa técnica, integrada por distintos estamentos del Estado, la Justicia, ONGs y expertos en el tema, que debatirán la cuestión a partir de febrero y durante todo el año para consensuar un proyecto de ley que sea enviado al Congreso después de las elecciones legislativas de octubre.

Por su parte, se supo que Massa designó a un equipo de colaboradores que se encontrarán con el ministro. Según pudo saber una fuente cercana al diputado, los enviados de Massa a esa reunión serán Daniel Arroyo (ex ministro de Desarrollo Social bonaerense); Diego Gorgal (referente del FR en temas de seguridad), y Ramiro Gutiérrez (diputado bonaerense).

La Iglesia, en contra

En tanto, la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) advirtió que el proyecto de bajar la edad de imputabilidad “no pareciera razonable en un año electoral y para dar respuesta estatal a hechos delictivos de trascendencia mediática”, y pidió no convertir a los chicos infractores a la ley penal en “enemigos sociales”.

En una declaración difundida el viernes, la comisión recordó la postura que tenía sobre el tema el papa Francisco como cardenal primado y arzobispo de Buenos Aires, cuando en un mensaje a los jóvenes escrito en 2005 advertía que “si bien existe una demanda social muy fuerte a favor de la institucionalización, los tratamientos con larga privación de libertad no han logrado buenos resultados”.