El gobierno local acusó al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y anunció que siete personas fueron detenidas, mientras están tras la huella de otras cinco, entre ellas, el presunto autor material del ataque.

"En un ataque perpetrado con un coche bomba a las 8.45 (las 3.45 de Argentina) del sábado contra un vehículo que transportaba a soldados rasos y sargentos, murieron 13 de nuestros efectivos y 56 resultaron heridos”, informaron las Fuerzas Armadas en un comunicado difundido en su página web.

La nota agregó que la cifra de muertos hace referencia a los militares, pero que en el vehículo también viajaban civiles. 

Asimismo, añadió que los heridos, 12 de ellos de gravedad, fueron trasladados de inmediato a hospitales de la zona y lamentó que en “este abominable atentado también pueden haber quedado heridos ciudadanos civiles”.

Las autoridades turcas explicaron que el micro, un transporte urbano civil, fue atacado en una parada cerca del campus universitario de Erciyes, en una avenida en la que hay un complejo de cuarteles militares.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó a grupos rebeldes kurdos de estar detrás de los atentados. 

"Queda totalmente claro el objetivo esencial de la organización terrorista separatista y de sus tácticas y los blancos de sus ataques: es bloquear Turquía, meterle palos entre las ruedas, dispersar su fuerza y energía”, denunció el jefe del Estado.

Las autoridades turcas definen como “organización terrorista separatista” a la guerrilla kurda del PKK, calificada también como “terrorista” por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

"Cuando ya nos había destrozado el corazón el incidente del pasado sábado por la noche en Besiktas, Estambul, este atentado con bomba en Kayseri aumenta nuestro dolor aun más”, lamentó el líder turco en referencia al atentado que la semana pasada dejó 44 muertos.

Dicho ataque fue reivindicado por el grupo radical Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), una escisión del PKK. 

Erdogan subrayó que el objetivo de los ataques “son los 79 millones de ciudadanos” y llamó a la población a luchar todos juntos “con decisión (...) contra estas organizaciones terroristas”.