Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

Con final abierto y un abanico con distintas posibilidades de desenlace legislativo, la Cámara de Diputados debatirá este martes proyectos de ley con modificaciones al impuesto a las Ganancias, para los que se firmaron dictámenes de mayoría, del oficialismo, y otros de minoría impulsados por bloques opositores.

La sesión, que se anticipa extensa y con fuertes cruces en el recinto, fue convocada a partir de las 11 para debatir la iniciativa de la mayoría, que avala el proyecto enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo. Primero se tratará el proyecto de emergencia social, que plantea la prórroga de la ley 27.200 hasta el 31 de diciembre de 2019.

El proyecto del oficialismo propone incrementar un 15% el mínimo no imponible de Ganancias actualmente en vigencia, pero toca las escalas, bajando del 9 al 5% la alícuota que deberían pagar las personas comprendidas en la escala más baja del tributo.

El jefe de gabinete Marcos Peña no descartó un acuerdo con el Frente Renovador, pero deslizó un comentario que podría ser interpretado en sentido contrario. "Lo que creemos es que se debe construir en base a la verdad y en no mentirle a la gente", dijo, y a renglón seguido elogió al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, por haber llamado a legisladores de su provincia a votar el proyecto de Cambiemos.

Fuentes del massismo aseguraron anoche a Crónica que "no hay ningún acuerdo" con Cambiemos y que bajarán al recinto a defender su propio dictamen. "Al oficialismo no le interesa sentarse a hablar ni a negociar, por lo que evidentemente no tiene intención de que salga algo", dijo un vocero de la bancada referenciada en Sergio Massa, que propone un piso de 48.500 pesos para el mínimo no imponible.

Sobre la sugerencia de Schiaretti a los legisladores de su provincia mencionada por Peña, la fuente replicó que José Manuel de la Sota, jefe del peronismo cordobés y socio político de Massa, les aseguró que votarán la iniciativa impulsada por el Frente Renovador-UNA.

El dictamen del FR-UNA fue avalado en la Comisión de Presupuesto por diputados del Bloque Justicialista y también por la bancada del Partido Socialista.

El Kirchnerismo espera

Desde el bloque de diputados del Frente para la Victoria, su presidente, Héctor Recalde, explicó que con su iniciativa deben pagar Ganancias los miembros del Poder Judicial, "algunos diplomáticos que no tributan, el juego, la minería, la renta financiera, que nosotros la habíamos gravado en el 2013 y que cuando se aprobó el blanqueo (de capitales), fue suprimido".

"Si el proyecto del oficialismo no tiene el apoyo del Frente Renovador, que viene apoyando este año muchos proyectos del gobierno, no tendría los 129 votos necesarios. Después viene el nuestro, que beneficia a los sectores más rezagados y hay mucho equilibrio fiscal para el Estado, y si no es apoyado, el pueblo entero se quedaría sin una reforma de este impuesto", enfatizó Recalde.

Así las cosas, no había definiciones taxativas y ninguna de las expresiones políticas con representación parlamentaria reunía la mayoría para imponer integralmente su propuesta. Sólo acuerdos contrarreloj podrían destrabar la sanción consensuada de un proyecto, que después debe tratar el Senado.

La idea de no "regalarle" a Sergio Massa una victoria parlamentaria y política de envergadura, sobre todo de cara al año electoral que se avecina, plantea la posibilidad de un entendimiento entre Cambiemos y el kirchnerismo o directamente la caída de las modificaciones para Ganancias, con acusaciones y reparto de culpabilidades para todos los gustos.