Un sismo con una magnitud de 7,4 sacudió la zona central de Nueva Zelanda justo después de la medianoche, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El movimiento telúrico dejó sin electricidad a algunas áreas e hizo que mucha gente saliera a las calles de la capital, Wellington.

La Defensa Civil de Nueva Zelanda emitió una advertencia de tsunami, aconsejando a los residentes de la costa este de la Isla Sur que busquen refugio en zonas elevadas.

El sismo tuvo lugar en una zona situada a 91 kilómetros al nor-noreste de la ciudad de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur. Un terremoto de 6,3 acabó allí con la vida de 185 personas en febrero de 2011 y provocó grandes daños.

La sacudida, que tuvo una magnitud de 6,6 según la red Geonet neozelandesa, se sintió en casi todo el país. Defensa Civil informó que es muy pronto aún para evaluar los daños o decir si hubo algún muerto o herido.

"La casa entera se movió como una serpiente y algunas cosas se rompieron, la electricidad se cortó”, comentó una mujer llamada Elizabeth en Radio New Zealand desde su residencia en Takaka, en la Isla Sur.