NOTAS RELACIONADAS

El flamante presidente estadounidense Donald Trump en su plataforma de campaña, había presentado a principio de año un primer spot de campaña qu trataba sobre terrorismo e inmigración ilegal. Allí habló sobre el hecho de construir un muro en la frontera con México en caso de ser electo.

Aseguraba en el spot que “detendrá la inmigración ilegal construyendo un muro en nuestra frontera sur que México pagará”, con imágenes de personas corriendo hacia un muro a campo traviesa.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, apenas se conoció la victoria presidencial de Trump no hizo mención alguna sobre el tema y reiteró su disposición para trabajar con el presidente electo de Estados Unidos, con el fin de estrechar los lazos de cooperación y respeto mutuo.

El magnate estadounidense había dicho que construirá un muro en la extensa frontera entre las dos naciones y que deportará a millones de inmigrantes ilegales, además de renogociar o hasta desechar un tratado comercial con México que también incluye a Canadá, el TLCAN. Por eso, la población mexicana lo mira con recelo de todas maneras, aunque el mandatario del país vecino prefirió la diplomacia.

"Felicito a EUA por su proceso electoral y le reitero a @realDonaldTrump la disposición de trabajar juntos en favor de la relación bilateral”, dijo Peña en su cuenta de Twitter.

"México y EUA son amigos, socios y aliados que deben seguir colaborando por la competitividad y el desarrollo de América del Norte”, dijo en otro tuit.