NOTAS RELACIONADAS

El Partido Republicano mantendrá el control de las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos, según proyecciones de los grandes medios de comunicación del país, aunque se espera que los demócratas ganen un mayor espacio en el Legislativo que la mayoría opositora paralizó durante parte del segundo mandato de Barack Obama.

La Cámara de Representantes está compuesta por 435 bancas que se renovarán completamente. Durante los últimos años los republicanos controlaban 247 y los demócratas, 188. Dada esta amplia mayoría, pocos analistas se animaban a vislumbrar una victoria masiva de los demócratas y un cambio de poder en esta cámara.

La confirmación de estos análisis no se hizo esperar. Las cadenas de noticias NBC y ABC proyectaron según los datos del escrutinio parcial que los republicanos mantendrán una ventaja cómoda en la Cámara baja.

En el Senado, en cambio, el oficialismo mantenía importantes esperanzas. La Cámara alta renovará un tercio de sus 100 miembros. Durante los últimos años, este cuerpo legislativo también estuvo en control de los republicanos.

Según un pronóstico del periódico The New York Times y del portal FiveThirtyEight, los demócratas achicarían la brecha pero no llegarían a sumar los 51 senadores que necesita para volver a tener una mayoría, informó la agencia de noticias DPA.

Entre los resultados confirmados, fueron reelegidos los senadores republicanos Marco Rubio, por el estado de Florida, y Robert Portman, por Ohio, y la demócrata Tammy Ducksorth se quedó con la banca del republicano Mark Kirk, quien aspiraba a ser reelecto.

El Partido Demócrata tuvo mayoría en las dos cámaras a partir de 2008, cuando el presidente Barack Obama ganó la elección para su primer período, pero perdió esa condición en la Cámara de Representantes en 2011 y en el Senado, en 2015.