Parrilli se presentó en los tribunales federales de Retiro luego de distintas postergaciones y durante su declaración indagatoria ante Lijo aseguró que en su gestión se hizo “más de lo que debían” para dar con el prófugo acusado por tráfico de efedrina y sospechado como supuesto autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez.

El ex funcionario dijo al juez que pudo haber una demora de “nueve o diez días” en judicializar un informe llegado a la AFI en noviembre del año pasado que daba cuenta del posible paradero de Pérez Corradi en Paraguay, pero que fue por algunas dudas que le generaba y para corroborar datos, como el domicilio del prófugo.

Pero después, remarcó, el acusado fue apresado “recién en junio pasado” por las nuevas autoridades, ya que él dejo su cargo en diciembre de 2015.

Además, Parrilli remarcó que fue “gracias a la investigación” hecha en la AFI durante su gestión que se ubicó a Pérez Corradi y le dijo al juez que los fiscales encargados de buscarlo desde 2012 tenían la misma información que la AFI.

Por otra parte, el ex funcionario aportó fechas relativas a la llegada del informe de inteligencia que daba cuenta del paradero del acusado y los pasos seguidos después, que serán corroborados por el juzgado, explicaron fuentes judiciales. Lijo deberá ahora resolver si procesa al ex funcionario.

A la indagatoria, Parrilli concurrió junto a su abogado Roberto Boico, pero además lo acompañaron militantes que lo esperaron en los tribunales y ex funcionarios como la cantante y ex ministra de Cultura, Teresa Parodi; el ex titular de Radio y Televisión Argentina, Tristán Bauer; y la ex legisladora porteña Gabriela Alegre.

Durante la espera previa a ingresar al juzgado, en el tercer piso de los tribunales se produjo un altercado entre periodistas y dos custodios, quienes se ofuscaron cuando se los fotografió tomando mate y comiendo torta en ese lugar.