Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Otro maleante logró darse a la fuga. Dicho caso alcanzó ribetes dramáticos, porque el conductor del vehículo se cruzó en el camino de los delincuentes, que fugaban luego de haber robado a diversas personas, oportunidad en la que el falso uniformado le disparó un tiro, que destrozó el parabrisas del transporte, aunque tanto el justiciero como el grupo de pasajeros resultaron milagrosamente ilesos. A raíz de la valiente maniobra realizada por el trabajador, los pesquisas apresaron al malviviente.

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que el hecho se produjo a las 8.30 de la víspera, cuando estos hampones, que se desplazaban a bordo de una motocicleta Zanella RX de 150cc, sin patente, interceptaron a diferentes personas que esperaban el arribo de un micro en una parada situada en el cruce de la avenida Néstor Carlos Kirchner y la calle 46, en el citado distrito.

Una vez consumado el atraco, los marginales trataron de huir en el vehículo, pero entonces apareció en escena un interno de la línea 159, cuyo chofer, de 35 años, luego de observar el movimiento de los asaltantes, decidió colocarles el transporte delante de la motocicleta, para de esta manera impedirles la fuga.

Trascendió que los ladrones, al ver el accionar del justiciero, no dudaron en increparlo. El conductor de la moto, que utilizaba un chaleco de transporte que tenía colocada la inscripción Policía, extrajo rápidamente de entre sus ropas un arma de fuego y efectuó un disparo contra el colectivo. Este proyectil destrozó el parabrisas del ómnibus, aunque el conductor y los atemorizados usuarios salieron ilesos de milagro.

Apresados
De acuerdo con lo manifestado por los informantes, los individuos lograron esquivar el colectivo, pero a 200 metros, en la esquina de la mencionada avenida y la calle 48, el falso uniformado fue apresado por los integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Berazategui y de la Policía Local del partido.

Momentos después, los pesquisas de la comisaría de Hudson (4ª de Berazategui) establecieron que el marginal era un individuo de 36 años, llamado Pablo Ezequiel, a quien le incautaron 3.000 pesos robados a las infortunadas víctimas y una pistola Bersa Thunder 22 largo.

Se presume que los motochorros serían responsables de numerosos robos cometidos recientemente.

Intervino en la causa el doctor Carlos Laureano Riera, fiscal de la Unidad Funcional Nº 5 de Berazategui, dependiente del departamento judicial de Quilmes.