Con la participación de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, su par bonaerense, Cristian Ritondo, y el intendente de la localidad de Lanús, Néstor Grindetti, se confirmó la presencia de 1.200 nuevos efectivos de la fuerza federal en el citado municipio y en los de Avellaneda, Lomas de Zamora y Quilmes, que fortalecerán a las policías locales.

En tanto, mañana se anunciará los seis nuevos municipios en los cuales llegarán estos agentes del orden.


Cristian Ritondo señaló que "este acompañamiento es importante en la provincia de Buenos Aires para articular a los intendentes con el gobierno nacional en lo que refiere a la seguridad de los distritos. Es un proceso de transformación, de una nueva policía bonaerense que será recapacitada y con presencia para garantizar los estandartes de seguridad que pretende la gobernadora Vidal ".

Si bien ayer se confirmaron los primeros cuatro partidos del conurbano que contarán con estos nuevos agentes, mañana se nombrarán seis más, que luego se sumarán al oeste y norte del Gran Buenos Aires, para finalizar en pocos meses con los 33 distritos que integran la provincia. Hay que resaltar que los efectivos federales provendrán de la Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura y las policías locales.

A su turno, el indente Néstor Grindetti opinó que "es un puente a través del cual vamos a acompañar para una solución de fondo, los problemas estructurales que nos aquejan y que traen la inseguridad. La coordinación y predisposición es muy buena y aún desconocemos la cantidad de efectivos que serán para Lanús, ya que debemos acordar un protocolo definitivo".

De esta forma, el gobierno nacional y sus pares bonaerenses buscan responder tras la masiva marcha del último martes 11, cuando miles de personas se manifestaron contra la inseguridad en todo el país.

Tras el acto en Lanús, los funcionarios se trasladaron a Lomas, donde repitieron el procedimiento de despliegue de las fuerzas federales.

Respecto de esto, Bullrich comentó que "es la primera etapa de un trabajo que se había realizado y en el cual iremos reorganizando un trabajo en conjunto de 3 niveles: las intendencias, la provincia de Buenos Aires y la Nación, en una construcción de una política de seguridad que permita darles tranquilidad a los vecinos. Somos conscientes de la situación que heredamos y estamos trabajando muy fuerte con esos tres pilares, la policía comunal, provincial y fuerzas federales. Estas últimas harán una doble tarea, por un lado, el acompañamiento a este proceso de trabajo que se está haciendo en el Ministerio de Seguridad y, por otra, la tarea de presencia trabajando en conjunto contra los delitos de alta complejidad".

Mucho se habló sobre la "quita" de gendarmes de las fronteras para cuidar al conurbano, algo que la ministra descartó al decir que "esto no desmantelará las fronteras, ya que ninguno de los efectivos que vienen a la provincia de Buenos Aires saldrá de la frontera ya que para nosotros es una prioridad. Estamos haciendo esfuerzos para que estas fuerzas federales sean más operativas y menos administrativas, ya que las fronteras son los lugares con mayor secuestro de drogas y desarticulación de banda".

Otro de los temas que estaban en el tapete de la cuestión era saber quién iba a coordinar a estas fuerzas, que finalmente continuarán bajo la órbita de la Nación aunque "los efectivos de las fuerzas federales no van a andar vueltas por cualquier lugar sin conocer nada, y los temas complejos serán abordados por equipos especiales para golpear donde haya que hacerlo", agregó Bullrich.