Voz femenina en el tango de carácter exquisito. Transita el género tradicional con la misma eficacia que lo moderno y presenta inquietudes en la incorporación de géneros como el candombe y la música brasileña. Modula tiempos y climas en composiciones que nos devuelven parte de la esencia de la música ciudadana.

Ella es Andrea López Boce y se presentará el viernes 12 de agosto, a partir de las 21, en el teatro de la Media Legua, ubicado en Aristóbulo del Valle 199, Martínez. La intérprete continuará con la presentación de su disco “Retro Tango” y también hará un recorrido por varias composiciones de su repertorio.

Estará acompañada por su grupo, integrado por Alejandro Giro (bandoneón), Miguel Calvo (guitarras), Santiago Álvarez (contrabajo) y Santiago Díaz (percusión). También será de la partida la pareja de baile compuesta por Natalia Puccione y Roque Bravo.

En charla con DiarioShow.com, Andrea destacó que “me interesa en el tango conservar las raíces pero, a su vez, incorporar estilos que tengan que ver con las historias propias de un Buenos Aires actual. Yo no tengo dudas de que se puede unificar los gustos del tanguero con el sector de la juventud. En este sentido, la unión, a nivel de intérpretes, cantantes y músicos entre veteranos y sangre joven, reitero, es para mí lo ideal. Siempre hay que sumar, nunca excluir. De esa unión vamos a lograr poder tener los mejores equipos”.

Desde que escuchó, siendo niña, un disco de Julio Sosa, la vida (musical) de la cantante tuvo un efecto definitorio en cuanto a convicciones: “Me cambió la vida”. A partir de esa situación, el tango se convirtió para Andrea en la búsqueda permanente de la música popular.

Una y otra vez, Andrea sostuvo que “la juventud no sólo se acerca al tango, sino que además comparte con sus mayores la poesía de sus letras y presenta un marcado interés en desarrollar, también, las historias que forman parte de su generación”.

De todas las intérpretes de tango que han jalonado la historia en el espectáculo público, Andrea López Boce confesó que ha aprendido de cada una de ellas. En definitiva para esta cantante, los desafíos forman parte de la vocación y de ese amor inclaudicable por los sentimientos ciudadanos.