Por Gabriel Calisto
gcalisto@cronica.com.ar

Con promesas (reiteradas) sobre el equilibrio fiscal y una nueva ley de coparticipación fiscal, los gobernadores de todo el país escucharon ayer de distintos integrantes del gabinete nacional el plan de acción para los próximos meses.

De paso, abrocharon finamente millones de pesos para sus distritos, que servirán en algunos casos para reactivar las obras públicas, y en otros directamente para sanear el preocupante rojo de pago de salarios atrasados.

En concreto, se comenzó ayer mismo el pago “goteado”, según lo definieron desde el ministerio de Hacienda, del 3% acordado para este año de devolución de fondos coparticipables, en tanto que en los próximos 30 días la ANSES girará un préstamo del 6% para cada distrito.

“Nosotros, que tenemos las cuentas alineadas, lo vamos a destinar totalmente a la obra pública”, sacó pecho el sanjuanino Sergio Uñac en conferencia de prensa.

Sus colegas Alberto Weretilneck (Río Negro) y Gerardo Morales (Jujuy), mantuvieron silencio, del que fueron rescatados por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: “Cada provincia tiene su realidad. No hubo ninguna imposición del gobierno nacional sobre la utilidad que se dé al dinero.

Sabemos que muchos tienen problemas, y utilizarán cuotas futuras para dicho fin”, consideró en respuesta a la consulta de “Crónica”.

Vidal, a la fila
Los gobernadores remarcaron que “no se habló” del pedido de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal de actualizar el Fondo del Conurbano.

Enfriaron su respuesta al agregar que “será debatido dentro de la discusión global, junto con las necesidades de cada una de nuestras provincias”. El propio Frigerio se sumó al cuestionar la presentación ante la Corte Suprema de Justicia que realizó la provincia. “Esperamos llegar a una solución política”, dijo.

Optimismo no compartido
La jornada incluyó charlas de los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay, de Producción, Francisco Cabrera; de Comunicaciones, Oscar Aguad, y el director de la Anses, Emilio Basavilbaso.

En distintos turnos, hablaron del “plan productivo nacional”, de un intento de reforma tributaria (que se haría junto con la de coparticipación, allá por 2019), e hicieron enfasis en la necesidad de mejorar la transparencia y equilibrar las cuentas fiscales de cada provincia.

Una mala noticia para los gobernadores, y una señal de poder político, envió Prat Gay: “estamos monitoreando muy de cerca cada pedido de endeudamiento que nos hacen”, señalaron. En la conferencia de prensa, Frigerio destacó su “optimismo” y consideró que “en el último trimestre del año” se verá una mejora de la situación económica.

“Ya hay señales”, añadió. Aseguró que “en un contexto de desarrollo econó- mico es más fácil lograr acuerdos por los fondos”, y aseguró que “Macri no busca concentrar poder y recursos para gobernar”.

Los mandatarios provinciales no coincidieron, en diálogo con “Crónica”, con ese diagnóstico. “Yo no lo pondría tan así. Hay signos de mejoría, pero para decir que estamos bien falta mucho”, aseguraron. ¿El plazo? “No pongo fechas. Pero recién para mitad del año próximo llegaremos a ese plazo”.