Sofía Guterman, familiar de una de las víctimas del atentado a la AMIA, reclamó hoy por “una justicia independiente” y sostuvo que “el negro humo de la bomba aún sigue flotando, tapando la luz y la verdad porque para los familiares también significó el adiós a nosotros mismos”, a la vez que afirmó que “hace 22 años que están muertos y sus verdugos están libres” porque, dijo, “hasta ahora ningún gobierno pudo esclarecer el atentado”.

Guterman celebró la decisión del gobierno de Mauricio Macri de dejar sin efecto el Memorándum firmado por la administración anterior con Irán y advirtió que “hasta ahora ningún gobierno pudo esclarecer el atentado”, al recordar como una muestra de ello “los pilotes de cemento” que aún permanecen en edificios de la colectividad judía que, dijo, “avergüenzan la democracia y permanecen como símbolo de que las bestias siguen libres”.

En su discurso, Guterman -madre de una de las víctimas del atentado- reclamó por una justicia independiente y señaló que "cuando la justicia está ensangrentada, es corrupción".

Por otro lado, hizo referencia a la situación internacional en torno al terrorismo y cuestionó en ese sentido que los comunicados de la Cancillería argentina, a cargo de Susana Malcorra, que manifestaron su repudio a tres atentados perpetrados recientemente y no mencionaron la palabra terrorismo en el ataque ocurrido semanas atrás en Tel Aviv, al señalar: “Espero haya sido error y no un análisis distinto según el lugar”.

“La justicia que se merecen está tan muerta como ellos”,
enfatizó Guterman, quien aseveró que “ayudar a esclarecer el atentado es una obligación del Estado menos para los que depositaron sus bienes en cajas fuertes de bancos u otros lugares inimaginables para cualquier conciencia limpia”.

Para Guterman, “si seguimos sin culpables tenemos un certificado de defunción para el expediente, un hasta nunca con todas las letras” y dijo que “el terrorismo ya nos atacó dos veces y nos seguirá acechando: tomemos partido entre todos porque la indiferencia estimulan al verdugo”.

Asimismo, señaló que “los familiares no pensamos aplaudir a ningún poderoso” y puso de relieve que “desde hace 22 años hasta hoy todos los gobiernos hablaron mucho y resolvieron poco: es hora de que prometan menos y resuelvan más”, enfatizó.

Finalmente, Guterman recordó que “desde hace un tiempo escuchamos la palabra Se puede y los familiares también creemos que se puede, aún con débiles esperanzas creemos que se puede, pero no podemos pronunciarnos respecto a la causa AMIA: ojalá que en un próximo aniversario podamos decir Se pudo, terminó la impunidad”, concluyó.