Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar


Macri lo hizo. La CGT se encamina a una unificación luego de que durante los últimos años convivieran tres centrales obreras: la de Antonio Caló, la de Hugo Moyano y la de Luis Barrionuevo. En los últimos días se confirmó que Moyano, tras 12 años, prorrogará su mandato al frente de la CGT hasta el 22 de agosto.

Allí debería surgir una conducción colegiada, donde los tres sectores mayoritarios deberían tener representación. Aunque las negociaciones son intensas y aún no hay nada definido.

Durante las últimas horas varios sectores dijeron que sería conveniente una conducción de una sola persona, pero la figura del triunvirato, que ya tuvo su expresión durante el gobierno de Néstor Kirchner, es la más mencionada.

Pero más allá de estas cuestiones de organización interna de la vida sindical, los tarifazos y la situación económica están forzando que los gremios pasen de la queja a la acción.

Así lo dijo ayer Moyano, al advertir que "si no hay soluciones" para los trabajadores "no queda otra salida" que ir a las medidas de fuerza.

Moyano fue específico y dijo que los gremios vinculados al sector transporte ya mantienen discusiones sobre un paro, aunque se negó a especificar cuál sería su alcance y su fecha. "Hay que advertir que hay que darles soluciones a la gente", manifestó el líder camionero.

Tras mostrarse partidario de una conducción colegiada de tres personas para conducir la central obrera -él impulsa a Juan Carlos Schmid como uno de esos nombres- dijo que el tarifazo implica "aumentos desmedidos que afectan a los sectores más sensibles de la sociedad, si se afecta a los otros sectores puede no haber una inversión, pero si se toca a los que menos tienen se afecta el plato de comida, eso es muy delicado".

En los papeles, el triunvirato cegetista podría desempeñar su rol durante el plazo de un año, hasta que se nombre un nuevo secretario general de la CGT unificada. La reunión del jueves en el estadio de Ferro ya fue una advertencia para el gobierno de que la CGT ya muestra los dientes, y el paro tendría la efectividad que le daría la adhesión de los gremios de transporte.

Semana negra
Así calificaron la que pasó las terminales automotrices, donde hubo un récord de suspensiones. A las suspensiones en la planta de Ferreyra de Fiat, se sumó una medida similar en la de camiones de Iveco, que tiene sobrestock, mientras que en el caso de Volkswagen suspendieron a los empleados vinculados con la exportación de una línea de cajas de velocidad rumbo a Brasil.

La preocupación del gremio Smata tiene sustento: la producción de autos en Argentina bajó en el primer semestre un 14%, mientras que las exportaciones cayeron todavía mas fuerte, hasta un 31%. Según las estimaciones del sector, las suspensiones seguirán hasta fin de año, básicamente por el descenso fuerte de la demanda por parte de Brasil, principal demandante de vehículos argentinos.