NOTAS RELACIONADAS

Los tribunales federales del barrio porteño de Retiro volvieron a convertirse el miércoles en epicentro de las noticias políticas por la visita de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del empresario detenido Lázaro Báez.
El juez federal Claudio Bonadio dictó la inhibición general de bienes de la ex presidenta en el marco de la causa en la que se encuentra procesada por las operatorias de dólar a futuro del final de su mandato, consignaron fuentes judiciales.

La ex jefa de Estado llegó al edificio tribunalicio a las 13 para notificarse personalmente del procesamiento y embargo que le dictó el juez federal Bonadio en la causa por la venta de dólar futuro, mientras que el hombre que amasó su fortuna como concesionario de obra pública declaró tres horas antes en el marco de otra investigación judicial.

En un principio Fernández de Kichner y Báez iban a coincidir en tiempo y lugar porque la ex mandataria estaba convocada también para las 10 de la mañana pero pidió postergar tres horas su comparecencia ante el juez, algo que le fue concedido.

El pedido de la ex presidenta, basado en un turno médico pautado con anterioridad, fue presentado el martes a la mañana por su abogado Carlos Beraldi en el marco de la causa en la que se investigan presuntas irregularidades en la operatoria del dólar futuro durante el final de la gestión kirchnerista.