Luego del mal trago de tener que postergar su casamiento por civil, al correr riesgo de un parto prematuro, Alejandra logró cumplir su sueño, producto de su insistencia, y contrajo matrimonio en el Hospital Materno Infantil Pedro Chutro, de la localidad bonaerense de Merlo.

El centro de salud fue improvisado de escenario de la ceremonia, viviéndose una jornada emotiva e histórica, puesto que fue la primera vez que se llevó a cabo un casamiento en el interior de un nosocomio del distrito.

Por su parte, los flamantes esposos no pudieron ocultar su alegría mientras aguardan con ansiedad la llegada de su hija. A pocas horas de casarse por civil, Alejandra comenzó a sufrir contracciones, por lo tanto, recibió asistencia médica en forma inmediata, mediante la cual se detectó que estaba en trabajo de parto.

En consecuencia, se decidió su traslado de urgencia al Hospital Materno Infantil Pedro Chutro, cuyo personal médica logró estabilizar su estado pero aconsejaron que debía permanecer internada, esfumando su deseo de estar presente en el Registro Civil para sellar su alianza con Nazareno, el amor de su vida.

Fue entonces que el pesar inicial por verse impedida de alcanzar su máximo anhelo, la joven lo transformó en fortaleza para reflejar una recuperación notable y así acudir a las autoridades del hospital, en afán de solicitar el permiso de casarse al menos en el recinto.

La Dirección del Centro de Salud, avalada por el municipio de Merlo, accedió al ruego de Alejandra y pusieron manos a la obra, poniendo en condiciones una sala desocupada para que se lleve a cabo la ceremonia.

Finalmente, la futura mamá de una beba ingresó en silla de ruedas, invadida en una mezcla de sensaciones entre la alegría y los nervios. Al colocarse frente al funcionario del Registro Civil, abandonó la silla y se ubicó al lado de su amado, se aferró de su mano mientras aguardaba el ansiado momento de dar el sí.

Rubricado el vínculo matrimonial, Alejandra rompió en llanto producto de la emoción y se fundió en un abrazo con Nazareno, mientras el resto de los presentes también se estremecían.

Al respecto, el secretario de Salud del distrito, Miguel Murrone, detalló a Crónica que “fue un acto lindo y emotivo. Ellos estaban muy contentos como también sus familias, era conmovedor ver a las enfermeras buscando flores para que se hiciera el casamiento. Fue todo muy rápido pero pudimos lograr que estos chicos alcancen su felicidad luego del mal momento que pasaron”.

Evolución

Aferrada a Nazareno, con su alianza colocada, disfrutando sus primeros días de casada, Alejandra espera el alta médica que le será otorgada en las próximas horas, con el fin de continuar sus últimas días de embarazo en su vivienda.

En este sentido, Murrone dejó en claro que “ella está estable, ya no corre riesgo de dar a luz en forma prematura. Pero sigue en observación y creemos que en pocas horas retornará a su casa”.

A su vez, remarcó que “la joven completará el embarazo”. Por su parte, las autoridades municipales de Merlo también manifestaron su felicidad por el carácter histórico de la jornada puesto que fue el primer casamiento realizado en un hospital del distrito.