Miércoles 8 de Diciembre de 2021

Hoy es Miércoles 8 de Diciembre de 2021 y son las 10:57 ULTIMOS TITULOS:

23 de octubre de 2018

Escalofriantes detalles sobre el crimen a martillazos en Bolívar

Juan Carlos Salguero, de 85 años, fue asesinado por su vecino Sergio Montiel, un ex convicto, que lo golpeó con un martillo hasta matarlo por dinero. ¡Conocé más de la historia en la nota! 

El crimen del anciano de 85 años que fue asesinado a martillazos por un amigo en la localidad bonaerense de

Bolívar

, vuelve a estar en boca de todos tras conocerse detalles escalofriantes sobre su muerte.

El jubilado Juan Carlos Salguero y su victimario, Sergio Andrés Montiel, se conocían desde hace muchos años y si bien algunas personas manifestaban que había una amistad entre ambos, el vínculo era tortuoso y traumatizante. 

Montiel, un ex convicto de Sierra Chica, que por casualidad había aterrizado en el barrio La Portada del citado distrito, después de cumplir una condena por una aberrante violación, se aprovechó de la generosidad de su vecino y estableció una relación.

Pero en octubre de 2016, dejaron de verse, poco después de que el abuelo sufriera un brutal ataque por parte de un ladrón que entró a su casa para robarle un viejo televisor.

El hombre, ni bien se recuperó de las heridas recibidas en su rostro perpetradas con una llave de mano que utilizó el malhechor, se radicó en

Córdoba

en la casa de su hija pero seis meses más tarde, decidió volver a Buenos Aires y arrendar una precaria vivienda, ya que la suya había sido alquilada.

Cuando tuvo noticias de su regreso, el delincuente volvió a acercarse al anciano, siempre drogado o alcoholizado, exigiéndole dinero.

Incluso, ya había logrado quedarse con un viejo Renault 12 que el parquero tenía en arreglo, llevándoselo a su casa bajo vaya a saber uno que argucia o artimaña. El 12 de octubre pasado, las cosas se precipitaron fatalmente.

Antes de las 10 de la mañana, Salguero, fue a la oficina local de la Anses donde percibió un micro crédito de sólo 5000 pesos.

Hizo unos pagos en uno de los almacenes del barrio y se quedó con menos de la mitad. Al rato lo vieron entrar a su casa junto al asesino y fue la última vez que lo vieron con vida.

Las pericias confirmaron que Montiel al ser examinado después de su aprehensión presentaba una clara hinchazón en sus manos, una uña rota y varios rasguños.

Los investigadores creen que el propósito que llevaba le costó más de la cuenta y que se sorprendió con una resistencia inesperada.

Por eso, sin el botín que buscaba,apenas unos 2000 pesos, le destrozó el cráneo de tres martillazos al abuelo y las cámaras del gobierno municipal lo reflejaron cuando salía de la vivienda.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!