Una mujer argentina de 33 años fue asesinada con un cuchillo frente a su propio hijo de 11 años que padece Síndrome de Asperger y avisó a familiares sobre lo que estaba pasando.

Una mujer de nacionalidad argentina fue asesinada a puñaladas en su casa de la localidad chilena de Hualqui, en el segundo caso de femicidio de una argentina cometido en menos de un mes en la región de Concepción, situado a poco más de 500 kilómetros al sur de Santiago.

Por el crimen detuvieron a su concubino que intentó suicidarse con un cuchillo, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió en la madrugada de este miércoles, alrededor de las 5, en una casa de Hualqui donde la víctima, identificada como María del Carmen Fernández (33), convivía con su pareja y sus tres hijos de once y cinco años, y un mes.

Familiares de la mujer alertaron a la comisaría de la zona luego que el mayor de los chicos escuchó una discusión entre sus padres. Al parecer, el hombre regresó de reunirse con amigos y comenzó a pelearse con Fernández, quien estaba durmiendo al igual que sus hijos.

El personal policial encontró a la víctima ya sin vida, con varias puñaladas en su cuerpo que le habían ocasionado la muerte casi en el acto.

La Policía de Investigaciones aprehendió al sospechoso, identificado como Jorge Helgueta Durán (35), quien se había hecho cortes con el aparente objetivo de suicidarse. El detenido fue trasladado al Hospital Regional de Concepción, y continuaba internado bajo custodia policial.

Los investigadores aguardaban esta tarde el resultado de la autopsia para determinar fehacientemente las causas de la muerte.

Caso similar

El primer femicidio había sido descubierto el 10 de agosto alrededor de las 11, en una vivienda del barrio Norte de Concepción, a unos 25 kilómetros de Hualqui.

En esa oportunidad, el comisario Jorge Guerra de la Brigada de Homicidios de Concepción informó que la investigación comenzó cuando la madre de la víctima encontró a su hija tirada en el piso y llamó a la Policía.

Al llegar al lugar, los efectivos constataron que la mujer, identificada como Lourdes Gisel Ferraro (30), estaba muerta desde hacía algunas horas.
Personal del Servicio Médico Legal retiró el cuerpo del inmueble y realizó la autopsia, que determinó que la víctima sufrió asfixia mecánica por “estrangulación a lazo”.

La Brigada de Homicidios realizó los peritajes en la escena del crimen y secuestró, entre otros elementos, una soga.

Los investigadores comenzaron a recabar datos a través del círculo íntimo de Ferraro hasta que esa noche se entregó el padre de uno de los dos hijos que tenía en común con la víctima.

El hombre, un albañil chileno identificado como Patricio Alejandro Garrido Jara (27), quedó a disposición de la Justicia del país vecino.

La víctima hacía tres años que estaba viviendo en Chile y en marzo obtuvo la residencia definitiva, indicaron las fuentes
.